El sector del refino siempre ha tenido un papel clave para el desarrollo económico y el progreso social de España. En los últimos tiempos también se ha evidenciado su importancia en el reto de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y, particularmente, de emisiones de CO2.

Nuestro compromiso como sector y como Asociación con el Acuerdo de París y los objetivos de reducción de emisiones es absoluto. En nuestra Estrategia para la Evolución hacia los Ecocombustibles resumimos y cuantificamos el esfuerzo que el refino español, en coordinación con el europeo, está haciendo y va a seguir haciendo para conseguir esos objetivos.  Se trata de una propuesta técnica que implica miles de millones de euros de inversiones y una nueva concepción de nuestra industria, en la que, para poner nuestros productos energéticos (ecocombustibles) y no energéticos en el mercado, introducimos nuevas materias primas (como residuos biológicos), buscamos alternativas para nuestros procesos (hidrógeno renovable y captura y uso de CO2) y contribuimos a cerrar el ciclo de la economía circular y a reducir la dependencia energética.

Este esfuerzo de transformación es una gran oportunidad para ganar competitividad y despuntar en el ámbito internacional como una industria innovadora, sostenible y comprometida con su entorno.

Se trata de sumar. Debemos ser más competitivos y eficientes para seguir creando riqueza, empleo de calidad y productos que satisfagan las exigencias y necesidades de la sociedad, no solo a nivel energético, sino de sostenibilidad.

Pero también se trata de restar, sobre todo de reducir emisiones.

Está claro que solo podemos alcanzar nuestras metas si trabajamos juntos. Como Presidente de AOP, es mi deber y aspiración que nuestro sector siga dando servicio a la sociedad −algo que quedó más patente que nunca durante lo peor de la pandemia− y contribuyendo a su desarrollo.

 

Juan Antonio Carrillo de Albornoz